domingo, 25 de mayo de 2008

DESECHABLES


Tere en acción en un concierto de Desechables, en Barcelona, marzo del 88.

Pon fotos sin limite en slide.com GRATIS!!!
foto cortesía de Ernest Casals (flor y nata records).

biografía de Pablo Martínez Vaquero, para el portal popes80:

Artífices de un original sonido sucio, primitivo y crudo, Desechables rechazó siempre ser etiquetado como grupo punk a pesar de sus múltiples connotaciones con aquel revulsivo vital y musical. Su provocativa cantante, Tere Desechable -dueña de un físico impresionante- lograba elevar la temperatura libidinosa de los conciertos del trío a través de una actitud mórbida que se veía rematada por unos textos plagados de referencias al sadomasoquismo, el satanismo y el terror. Además, entre otras muchas particularidades, en el grupo destacó la ausencia de la figura de un bajista, al modo de los norteamericanos The Cramps, uno de los grandes referentes musicales de Desechables.

Originalmente, Desechables fue un quinteto originario de la población de Vallirana (Barcelona) formado a principios de 1981 por cinco jóvenes adoradores de la estela pre-punk de Iggy Pop: Jordi Solá ‘Dei Pei’, Miguel González ‘No’, Tere González, Siscu y Jaime. Por aquella época, el primero era el encargado de aporrear una caja y un plato de una batería, mientras que el segundo desgarraba confusos acordes de una destartalada guitarra eléctrica, recayendo en los tres miembros restantes la labor de vocalistas del combo. Muy poco tiempo después el núcleo inicial se vería reducido a tres componentes, erigiéndose Tere Desechable –con tan sólo 14 años- ya como única vocalista y figura principal del trío; algo a lo que sin duda ayudaron la tremenda energía y el desbordante sex-appeal que poseía la cantante. Así pues, con un bagaje musical que se reducía a su condición de espectadores en los conciertos de Ramones e Iggy Pop celebrados algunos meses antes en Barcelona, amén de haberse pasado días enteros asimilando las grabaciones de los Stooges, el trío de Vallirana se lanzó a una vorágine de ensayos que se vieron repletos de primerizas revisiones de The Cramps.

Desechables debutó en directo en su pueblo a principios de 1982, y tras registrar sus primeras maquetas y efectuar algunos conciertos en Barcelona logró captar la atención de la nueva discográfica independiente Flor y Nata, que inmediatamente negoció con el trío la grabación de un primer disco. Pero fue finalmente el sello independiente punk Anarchi Records quien editaría el debut de Desechables: una cassette con ocho canciones incendiarias y de ejecución despreocupada que logró levantar pasiones en el emergente panorama punk estatal. El sello lanzó una edición limitada a 500 copias que se rápidamente se agotó; la cinta también llegó a Madrid despertando el interés de los locutores de Radio 3 y de Esteban Torralva, uno de los responsables del sello independiente madrileño Tres Cipreses, que entusiasmado con el salvaje sonido del grupo le propuso la grabación de un single. De esta forma, en el verano de 1983 se editaría un sencillo con los temas ‘La oración’, ‘Destruye y mata’ y ‘El peor Dios’, tres cortes de rock’n’roll infernal producidos por el crítico musical de la revista Rock Espezial Jaime Gonzalo con la ayuda de Sabino Méndez, guitarrista del grupo barcelonés Loquillo y Los Trogloditas.

A finales de septiembre Desechables se presenta en Lyon (Francia) como representación española dentro del II Certamen Internacional de Rock, compartiendo escenario con bandas míticas como Killing Joke. Su buen papel sobre las tablas, potenciado por las impactantes escenificaciones de carácter sexual de su vocalista, procuró que a renglón seguido el trío pudiese hacer lo propio en París y Rennes. Además, durante aquellas prolíficas semanas el grupo gestionó la grabación de un LP en directo en la sala Rock Ola de Madrid, el mismo lugar donde por aquellas fechas Desechables llegó a participar también en la fiesta del Diario Pop de Radio 3 junto a Ilegales y Alphaville bajo el epígrafe de ‘Grupos para el futuro’; pero, desgraciadamente, su racha de buena suerte tocó fin de una forma realmente desgraciada; el 23 de diciembre de 1983 el guitarrista del grupo intentó atracar una joyería de Villafranca del Penedés (Barcelona) con una pistola de fogueo. Ante la situación, el ayudante del joyero le disparó desde la trastienda con un arma de verdad y Miguel murió casi en el acto. Desechables arrastraría como una carga durante toda su trayectoria la pérdida de su guitarrista. Como es lógico, la grabación del elepé del Rock-Ola se vio aplazada sine die, aunque, aprovechando la sesiones registradas de los conciertos de Francia y la mencionada fiesta de Radio 3 el propio grupo editó seis meses después (ya en 1984) el álbum póstumo ‘Golpe tras golpe’.

Tiempo más tarde, cuando se cumplía un año de la muerte de su guitarrista, Desechables volvió a la carga con energías renovadas y rindió cuentas pendientes con el público madrileño. Para entonces, Marcelo ‘El Enano’, un hermano de Miguel, ocupaba ya el lugar de éste en el grupo; además la formación se había ampliado a cuarteto con la incorporación de Carlos. Los nuevos Desechables se presentaron el 29 de diciembre de 1984 en la sala Rock-Ola y rescataron ocho piezas de aquella sesión para ser editadas al año siguiente en forma de mini-elepé por el sello Tres Cipreses bajo el título genérico de ‘Buen Ser-vicio’. A pesar de que este trabajo estuvo producido por Esteban Torralva y el propio grupo, un nefasto prensaje del vinilo imposibilitó que aquél lograse reflejar la crudeza real de su directo; aunque piezas como ‘En el infierno’, ‘El baile de la muerte’, la particular versión del ‘Fever’ de Elvis Presley y otros temas innovadores como ‘La planta’ se convirtieron rápidamente en objeto de culto. Asimismo, la erótica cubierta del nuevo disco -que rezumaba literalmente sexualidad dura- tampoco pasó desapercibida para un público que en 1985 agotó rápidamente la primera y única tirada de aquel trabajo.

Un año después, en 1986, Desechables registró su primer elepé de estudio: ‘Nada que entender’; un trabajo especialmente brillante producido por Ángel Altolaguirre (Negativo, Dinarama...) que tardaría un año en ser publicado bajo el sello de Radio Nacional de España. Así, en 1987 también se extraería un single del álbum con el tema ‘Ábreme’ y una revisión de ‘La planta’, aunque la nimia distribución de aquellos trabajos imposibilitó el despegue definitivo de la carrera de la banda.

El año 1988 supuso un gran cambio en la filosofía de Desechables. El grupo se ampliaba con la incorporación por primera vez en su trayectoria de un bajista, Jack; además Ángel Altolaguirre y Charly entraban como miembros fijos del combo. De esta forma Desechables registraba para el sello Grabaciones Interferencias de Zaragoza el elepé ‘Amor Pirata’, sin duda, un trabajo más profesional y elaborado que lo anteriores. De este álbum destacaron temas como la versión de Otis Blackwell ‘Labios ardientes’, su clásico ‘Vampiro’ o la rabiosa ‘Fuera de la ley’, y de él se extrajo un single con los temas ‘Es peligroso’ y ‘Amor Pirata’, las canciones más fácilmente digeribles del mismo. Además, el grupo contó con la colaboración guitarrera de dos primeros espadas rockeros como Jaime Stinus y Javier Castro. Por primera vez Desechables se vio presente en una lista de radio-fórmula comercial, aunque tan sólo fuese durante una semana. Poco después Altolaguirre abandonará el combo para dedicarse en exclusiva a su propio proyecto, Ángel y Las Güays, siendo finalmente sustituido por Raúl.

Paradójicamente, con la consolidación de la profesionalidad comenzó a declinar el espíritu de la banda, que pronto encontró a sus miembros disgregados entre Barcelona (caso de Tere, Jack y Marcelo) y Zaragoza (Pei, Charly y Raúl) reuniéndose sólo para ensayar en ocasiones muy puntuales. Además, su cantante comenzaba a desarrollar una firme carrera como modelo publicitaria y actriz, rodando por aquellas fechas el largometraje ‘Un negro con saxo’, del cineasta Francesc Bellmunt. Por su parte, Marcelo formó su propia banda, Marcelo y Las Locas. De esta forma, antes de concluir la década de los 80, Desechables acabó desapareciendo ante los nuevos proyectos vitales y profesionales de sus componentes. Algún tiempo más tarde Tere Desechable regresó a los escenarios y emprendió una prolífica trayectoria musical al frente de Raiser, una banda de rock duro conformada por ex componentes de grupos punks como Wom-A2, Último Resorte y GRB con la que registró un puñado de discos durante los años 90.

Una década más tarde de la disolución de Desechables el grupo vería reeditados sus primeros discos por el sello independiente Monster, destacando especialmente la nueva edición del álbum ‘Golpe tras golpe’, que incluyó los temas de su primera maqueta publicada y contó con un excelente libreto firmado por el periodista Jaime Gonzalo (Ruta 66). Esta pequeña disquera también llegó a publicar en el año 2000 el picture disc de edición limitada ‘Destruye y mata’, un tributo a Desechables en el que participaron bandas como Safety Pins o Lobos Negros entre otras.

2 comentarios:

Pipe dijo...

Hacia 1990, Desechables darían su último concierto en la fiesta de cumpleaños de un amigo

80 Vinilos/h (en Rádio FilispiM) dijo...

Olá Josep,
soy Pequeno Monstro de Rádio Filispim, una radio libre de aquí, Ferrol. En base a esta entrada a los estupendos DESCHABLES he hecho un especial sobre ellos, en la edición de 80 Vinilos/h que te enlazo, por supuesto haciendo referencia a la fuente documental, que es tu blog, barcelonarock80s. Te lo enlazo por si es de tu interés. Muchas gracias. Saludos -->http://80vinilos.blogspot.com.es/2013/10/80-vinilosh-prog-57-enciclopedia.html